¿Qué es la prueba de broncodilatación (PBD)?

La prueba de broncodilatación consiste en la realización de dos espirometrías forzadas
sucesivas entre las que se intercala la administración de una dosis conocida de
un aerosol broncodilatador determinado y concreto. La comparación de los valores obtenidos en la segunda espirometría (postbroncodilatador) con los valores de la espirometría inicial
(basal), permite el cálculo de la variación en los flujos de aire y, por lo tanto, la posible existencia de dilatación bronquial y su grado. A pesar de su amplia utilización, no se han publicado normas para su completa estandarización en cuanto al fármaco broncodilatador a
utilizar, la dosis y la forma de administración del mismo, aunque sí se han escrito algunas recomendaciones para su interpretación.